Hidroterapia en la piscina o en la bañera

El agua es, además del elemento que mayor presencia tiene en nuestro organismo, fuente de vida y mayor conductor natural de nutrientes, un arma magnífica en terapias beneficiosas para nuestra salud que gracias a ...

El agua es, además del elemento que mayor presencia tiene en nuestro organismo, fuente de vida y mayor conductor natural de nutrientes, un arma magnífica en terapias beneficiosas para nuestra salud que gracias a un considerable abanico de variantes, modos de uso y aplicación, la convierten en centro y motor de toda una ciencia: la hidroterapia.

La hidroterapia, como su propio nombre indica, es un tipo de tratamiento terapéutico que utiliza el agua, y cuya gran cantidad de variantes y técnicas le confieren carácter de ciencia, con aplicaciones en los campos de la fisioterapia y la medicina. Las técnicas de hidroterapia se enmarcan en tres vertientes o grandes áreas de aplicación: la dinámica, mediante la aplicación directa del agua con más o menos presión según el objetivo a alcanzar; la mecánica, mediante la aplicación de masajes; y la química, a través de soluciones de agua en combinación con otras sustancias.

La vertiente dinámica es quizás la más conocida, asociada de forma casi instintiva con los cada vez más célebres balnearios y centros de SPA -siglas de "Salutem per aqua" o salud a través del agua-: chorros de agua a presión, baños en agua de diferentes temperaturas. Esta vertiente tiene como principal objetivo la relajación muscular aunque también ofrece beneficios secundarios como la eliminación de toxinas, estimulación nerviosa, reactivación de la circulación sanguínea, etc.

Las técnicas mecánicas consisten en la aplicación de masajes y chorros o inmersión de forma simultánea, de forma que el agua "prepara" nuestro cuerpo para hacerlo más receptivo a la acción beneficiosa de dicho masaje. Por último, la vertiente química del uso del agua como terapia saludable comprende un sin fin de soluciones que muestran su eficacia tanto en el terreno de los cuidados dermatológicos, higiénicos, estéticos e incluso medicinales.

Controlando la conveniencia o no de su uso, dependiendo de las condiciones de cada persona, terapias basadas en la aplicación de diversos tipos de barro, inmersión en agua con ciertas sales o minerales, y otras técnicas parecidas, han demostrado su eficacia en tratamientos no sólo dermatológicos sino también patológicos, consiguiendo resultados donde los fármacos habían fallado.


1 Comentario en "Hidroterapia en la piscina o en la bañera"

Puedes comentar desde Facebook y Google+, o si prefieres hacerlo anónimamente desde nuestro sistema de comentarios

Comenta en Facebook
Comenta en Innatia
¡Cargando los comentarios!

Maria Teresa ...

Hace cuatro dias que me duele garganta y el cuello ,zona debajo del menton

0

23 de oct, 2011 - 11:00:28

Escribe tu comentario en "Hidroterapia en la piscina o en la bañera"

Comenta en Google+