Los perfumes en la antigüedad

Los Perfumes en el Cristianismo

Los olores agradables —los perfumes— desempeñan un importante papel en los ritos y liturgias, en la meditación, en las plegarias y súplicas y en la comunicación con las divinidades.

Los más antiguos documentos que registran los primeros cultos organizados reflejan un elemento común a las diversas religiones. En todas ellas, los olores agradables —los perfumes— desempeñan un importante papel en los ritos y liturgias, en la meditación, en las plegarias y súplicas y en la comunicación con las divinidades.

Hacia el año 3200 a.C. se desbordaron el Tigris y el Éufrates y cubrieron una extensión de 100.000 kilómetros cuadrados con 2,5 metros de arcilla y cascotes (Graves, 1969: 137). Esta trágica inundación fue interpretada como la intención divina de destruir a la humanidad. La Epopeya de Gilgamesh, poema babilónico escrito poco después de 2000 a.C., relata cómo Utnapistim se salva del Diluvio ordenado por los Dioses, enojados y vengativos. Al bajar las aguas, Utnapistim sabe que debe apaciguar las iras divinas y lo primero que hace es derramar una séptuple libación de vino y quemar maderas aromáticas: caña, cedro y mirto (Graves, 1969:136). Para que la ofrenda sea aceptada, el olor del sacrificio debe resultar grato a las divinidades. Afortunadamente para la humanidad, el aroma es recibido con beneplácito por los Dioses, que deciden no repetir el castigo.

 

EL CUERVO PARTIÓ Y VIENDO QUE LAS AGUAS HABÍAN DISMINUIDO,

EL CUERVO PARTIÓ Y VIENDO QUE LAS AGUAS HABÍAN DISMINUIDO,

ENTONCES DEJÉ SALIR A TODOS HACIA LOS CUATRO VIENTOS

Y OFRECÍ UN SACRIFICIO.( …)

LOS DIOSES OLIERON EL OLOR,

LOS DIOSES OLIERON EL SUAVE OLOR,

LOS DIOSES SE AMONTONARON COMO LAS MOSCAS ALREDEDOR DEL SACRIFICIO (Pritchard, 1976:203)

La historia judía del Diluvio bíblico que se relata en Génesis 8:20-21 presenta las mismas características. Cuando está en tierra firme, Noé ofrece un sacrificio a Yahvé. Su aroma agrada tanto a Dios que decide que nunca más intentará destruir a la humanidad.

Y edificó Noé un altar a Yahvé, (…) y ofreció holocausto en el altar.

Y percibió Yahvé olor de suavidad; y dijo Yahvé en su corazón: ‘No tornaré más a maldecir la tierra por causa del hombre’.

Los dos relatos que anteceden, uno politeísta, otro monoteísta, ejemplifican una faceta definitoria del carácter del sacrificio que rige la relación Dios-hombre: el olor debe resultar apropiado para la divinidad. En su intento por agradar a la Deidad, los hombres buscarán la forma de obtener olores más cautivantes, más dulces. Buscarán sustancias que, al quemar, despidan perfumes intensos, penetrantes, peculiares, adecuados para sus Dioses. Egipcios, súmeros, babilonios, judíos, griegos, romanos y cristianos —todos— han recurrido a la práctica de complacer a sus Dioses por medio de los aromas.

El cristianismo también apeló a los perfumes como otro de los recursos para la comunicación entre Dios y el fiel. Ya en vida de Jesús, algunos aromas tuvieron su protagonismo, protagonismo que se profundizará durante la Edad Media y que continúa hasta nuestros días, reflejado en los usos litúrgicos de las Iglesias de Oriente y Occidente.

Este trabajo analizará el contacto del propio Jesús con los perfumes, la relación que tuvo con éstos en el transcurso de su vida y en el ámbito de su muerte, y que florecerá posteriormente en su legado religioso durante los primeros siglos de formación y consolidación del cristianismo.


Algunos articulos relacionados que te pueden interesar
Patricia Grau-Dieckmann


Lcda. en Humanidades y Ciencias Sociales


No hay comentarios

Puedes comentar desde Facebook y Google+, o si prefieres hacerlo anónimamente desde nuestro sistema de comentarios

Comenta en Facebook
Comenta en Innatia

Escribe tu comentario en "Los perfumes en la antigüedad"

Comenta en Google+

En Innatia nos gustaría saber como te ha servido este artículo.

¿Quieres compartir cómo te fue? Accede aquí... y ¡comparte tu experiencia!

http://belleza.innatia.com/c-perfumes-cristianismo/a-perfumes-antiguedad.html